«Enseguida supe que no quería ser cocinera, sino dedicarme a la innovación»