Las empresas mantienen una visión optimista con respecto a la evolución de la economía